Baldosas rebeldes

Un obrero se afana en colocar unas baldosas en el camino, ahora de tierra, que conduce desde los bungalós hasta la carretera principal. No tiene cemento industrial, así que aplica una capa de arena rojiza, arcillosa, mezclada con agua. Después, coloca las baldosas una a una, golpeándolas con un martillo de goma para hundirlas, sin quebrarlas, en el húmedo manto. Con las pisadas de los turistas el suelo se asienta, pero las baldosas de los extremos, rebeldes, se alejan del trazado esculpido por el obrero, como escapando de un destino no deseado.  (Koh Tao- Julio de 2013).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s