“Hay un límite de traumas que una persona es capaz de soportar antes de salir a la calle y comenzar a gritar”

Mi amiga Tatiana,( http://confesioninconfesable.wordpress.com/2013/11/25/con-los-cambios-de-estacion-puede-doler/) tiritando del frío y de la humedad de Londres, se muestra descontenta con el otoño y con la transformación de las hojas de los árboles en otras de colores cálidos que, rebeldes, abandonan a sus padres en busca de nuevas historias. En fin, mi amiga canaria arguye que la conversión del frondoso árbol en palo y el descenso de las temperaturas traen consigo el fin de las aventuras con jóvenes amantes, que al parecer, como las flores, brotan cuando el clima es templado. Es este un pensamiento que la sume en una otoñal melancolía, que yo denominaría nostalgia de “cama fría”, y que ya ha infectado incluso a su abrigo y “se ha enroscado” en su bufanda.

Yo también siento nostalgia, del Madrid de hace un año y del de hace dos, del que no volverá, más cuando leo estas líneas de Antonio Muñoz Molina que dicen “pero si digo allí es como si digo entonces, porque Madrid era otro”. 

Anteayer fui al cine para ver Blue Jasmine, de Woody Allen.

cate blanchet

La lengua española no tiene un color que signifique melancolía, los anglohablantes utilizan el azul. Y así, en las lluviosas islas británicas uno puede estar azul, y no significa que haya engullido detergente con tensioactivos no iónicos, sino que está melancólico, nostálgico, o triste; todo eso significa blue.

En Blue Jasmine la vida de la protagonista (interpretada por la bella Cate Blanchett) se desmorona como en un dominó gigante de esos que solían televisarse hace unos años, en los que las fichas caídas no permiten reconstruir nada. Su hermana se preocupa cuando comienza a hablar sola por la calle. Jasmine explica muy bien su sintomatología: “ansiedad, pesadillas  y un ataque de nervios”, enumera para después sentenciar: “hay un límite de traumas que una persona es capaz de soportar antes de salir a la calle y comenzar a gritar”.

Y de fondo, Blue Moon, la canción que sonaba cuando le conoció…

Anuncios

2 pensamientos en ““Hay un límite de traumas que una persona es capaz de soportar antes de salir a la calle y comenzar a gritar”

  1. ¡Qué bonito, Bea!

    Me ha gustado mucho el párrafo introductorio: “…la transformación de las hojas de los árboles en otras de colores cálidos que, rebeldes, abandonan a sus padres en busca de nuevas historias” y la “…nostalgia de ‘cama fría’, y que ya ha infectado incluso a su abrigo y ‘se ha enroscado’ en su bufanda. Trasmite muy bien esa sensación casi invernal de finales de noviembre. 🙂

    Además me das aún más ganas de ver “Blue Jasmine”, una película de la que he leído buenas críticas.

    Un abrazo,

    Iraide

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s